La ciencia de la aromaterapia es muy antigua, la gente utiliza aceites esenciales desde la antigüedad para tratar sus problemas de salud y mejorar su apariencia. Sin embargo, el término se introdujo en el siglo 20, cuando esta ciencia fue reconocida oficialmente como extremadamente eficaz en el impulso de lo psíquico y el bienestar físico.

Por lo tanto, una introducción a la aromaterapia debe comenzar con los tiempos antiguos, cuando los chinos y los egipcios no sólo usaban extractos de plantas con fines estéticos, sino también para el equilibrio de su mente. Los primeros perfumes se hicieron a base de aceites esenciales mezclados con diferentes extractos vegetales, y muchas de las antiguas civilizaciones utilizaban estos productos para embalsamar a los muertos.

Aromaterapia

Hoy en día, la aromaterapia se utiliza principalmente para el tratamiento de diversos problemas de salud y para relajar el cuerpo y la mente. Las principales formas de la práctica de esta ciencia son a través de la inhalación y la aplicación tópica. Mientras que en la primera técnica el paciente no tiene un contacto directo con el aceite, en la otra se aplica el producto sobre la piel, se absorbe rápidamente y comienza a ejercer su efecto en el interior del cuerpo.

Independientemente del método elegido, es importante que los aceites utilizados sean ​puros y sin diluir, ya que si no es así sus propiedades pueden verse afectadas. Sin embargo, por motivos económicos, muchos de los productores mezclan los aceites esenciales con diferentes productos químicos, haciendo que sea menos eficiente.

Técnicas de aromaterapia

La inhalación, que consiste en oler el aceite directamente de la botella o de la mezcla con agua caliente y poner el líquido en una fuente abierta en la sala de aromaterapia.

Otra técnica consiste en acercar la cara sobre el plato, cubrir su cabeza con una toalla y mantener esta postura durante unos minutos. Durante el proceso se tiene que respirar profundamente para que el aceite pueda desempeñar sus efectos.

También, se puede utilizar un dispositivo para dispersar el aceite en el aire o se puede optar por un humidificador, el cual se debe utilizar junto con un pañuelo en el que se roció unas gotas de aceite esencial.

La aplicación tópica en la aromaterapia consiste en aplicar el aceite directamente sobre ciertas áreas del cuerpo, como el cuello, espalda superior, cabeza, las sienes o en el abdomen. Los aceites esenciales también se pueden aplicar en los tobillos y en los órganos vitales, dependiendo de la finalidad para la cual se utiliza la aromaterapia.

Aceites esenciales

Por lo general, 2 ó 3 gotas de aceite natural en la palma de la mano del terapeuta y luego se aplican a través de movimientos circulares sobre la piel. Frotar y otras técnicas de masaje son también eficaces para acelerar la absorción del aceite en la piel.

La particularidad de esta técnica es que el aceite tiene que ser diluido y nunca aplicado en su forma concentrada, ya que pasa al torrente sanguíneo muy rápidamente y puede dar lugar a una reacción alérgica. Aunque la mayoría de los aceites esenciales de aromaterapia son seguros, este problema es muy común entre los usuarios desinformados.

Es muy importante saber que los aceites esenciales aplicados localmente, hacen que la piel absorba los rayos ultravioleta más rápido de lo normal y esto también causa varios problemas, entre los más comunes se encuentran las quemaduras solares. Este efecto secundario se llama fototoxicidad y se pueden evitar fácilmente mediante la dilución del aceite antes de aplicarlo sobre la piel.