Beneficios para la salud de la Menta


Beneficios para la salud de la Menta

La menta se utiliza en gran medida como ingrediente en la cocina y en la composición de productos para la higiene bucal, la menta, además de darnos frescor, es una planta con múltiples beneficios para nuestra salud.

La rica composición de la menta hace de ella una planta con importantes propiedades saludables para nuestro organismo. De hecho, tan sólo su aroma posee la cualidad de refrescar las vías respiratorias y, al mismo tiempo, de estimular el apetito.

  • Afecciones estomacales: facilita las digestiones, evita la aparición de gases, ayuda a estimular el hígado favoreciendo la secreción de bilis y ayuda a relajar la mucosa intestinal.
  • Náuseas y dolores de cabeza: Y también su aroma es un excelente y rápido remedio para la náusea. Si alguna vez la sientes, prueba a oler el aceite de menta, hojas de menta machacadas o cualquier producto a base de dicha hierba, y verás cómo se alivia. El bálsamo de menta puede ser usado para aliviar los dolores de cabeza cuando se frota en la frente, la nariz y las sienes.
  • El aceite de menta es usado con frecuencia en paciente que padecen problemas reumáticos con el fin de aliviar los dolores. La forma adecuada de aplicarlo es diluyendo algunas gotas en agua con un poco de alcohol y aplicando directamente en la zona con un paño.
  • Debido a su fuerte olor y sabor, se emplea en casos de halitosis, sequedad bucal y para reducir la incidencia de caries y gingivitis, al igual que otras plantas como el eucalipto, la manzanilla y la equinácea.

Contraindicaciones de la menta

Los aceites esenciales de menta están contraindicados en personas que tengan cálculos biliares, que padezcan enfermedades del hígado, o algunas afecciones del intestino, como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn. Está desaconsejado en personas que padezcan reflujo gastroesofágico o acidez de estómago.

No se debe utilizar en niños menores de dos años, ni en mujeres embarazadas o en período de lactancia.



Compartir en Google+ Facebook Twitter


Aviso importante: La información contenida en estas páginas no es necesariamente exhaustiva, completa, exacta o actualizada. Tampoco no debe remplazar a la información dada por un profesional médico, ni a ningún otro profesional médico de la salud (física y/o mental). Si tienes cualquier duda, consulta con tu médico de cabecera o a un profesional de la salud.

Contenido Relacionado



Artículos Relacionados