La píldora ha estado vinculada desde siempre a la mujer, aunque esta situación podría cambiar en muy pocos años más. Cuáles son los métodos ya disponibles para el hombre.

La dificultad de aplicar los mismos métodos anticonceptivos a hombres y a mujeres ha obligado a la ciencia a buscar nuevos métodos anticonceptivos que se adapten a las necesidades de seguridad, confort y salud de los individuos.

Desde que en los años 60 se inventó la píldora anticonceptiva para las mujeres, la ciencia ha tratado de desarrollar un método similar para el hombre. Sin embargo, hasta ahora esto no se ha concretado, aunque se vislumbra la aparición en el mercado de una píldora masculina para los próximos años.

Revolución cultural y revolución sexual

Dentro de los grandes cambios culturales que se han producido en la sociedad se encuentran los comportamientos sexuales de hombres y mujeres, los cuales han desembocado en una toma de conciencia e incluso en una mayor demanda de anticonceptivos masculinos.

Según los especialistas en el tema, un método anticonceptivo ideal debe ser poco invasivo, barato, efectivo, sin efectos secundarios, de administración sencilla y reversible en forma rápida. Desafortunadamente, muy pocos de los que están disponibles hoy en día -tanto para hombres como para mujeres- cumplen con todos estos requisitos.

Pildora anticonceptiva para hombres

Pildora anticonceptiva para hombres

La píldora es el objetivo que persiguen casi todas las investigaciones en el campo de la anticoncepción masculina: conseguir un método fiable desde el primer momento, que use dosis pequeñas, de administración fácil y cómoda, y que provoque efectos secundarios mínimos.

El laboratorio Organon -el principal fabricante de píldoras contraceptivas femeninas- ha realizado prometedoras investigaciones y confía en poder comercializar su píldora masculina en unos siete años. Ya durante 1999 se anunció en los medios de comunicación los resultados de varias investigaciones con una píldora masculina elaborada con testosterona y progestina, cuya acción incide en la interrupción de la espermatogénesis.

Según ensayos elaborados por el laboratorio en Seattle (Estados Unidos) y Manchester (Reino Unido), el tratamiento tuvo una eficacia del 95% en la reducción de la producción de espermatozoides.

Entre las ventajas de esta píldora se cuenta su administración oral, el carácter reversible (una vez que el hombre deja de tomarla vuelve a ser fértil en pocas semanas) y el hecho de que no produce los efectos secundarios como acné, cambios en la voz o alteraciones del estado de ánimo observados con otros tratamientos. Sin embargo, algunos de sus inconvenientes son que reduce el nivel de testosterona, lo que obliga a equilibrarlo con inyecciones semanales de esta hormona.

Según un trabajo elaborado en Edimburgo (Reino Unido), la inyección es el mayor obstáculo que mencionaron los participantes para adoptar el tratamiento. Por ello, ya se está trabajando para conseguir una píldora igualmente eficaz, pero que no necesite el complemento periódico de la inyección de testosterona.

Preservativo masculino

Preservativo masculino

Aún es necesario esperar un tiempo para que los hombres dispongan de nuevos métodos anticonceptivos, razón por lo que deberán seguir optando por los pocos recursos actuales.

Si se busca un método anticonceptivo reversible, debe elegir el preservativo, el cual es de lejos el más utilizado.

Asimismo, este método sigue siendo la elección de millones de hombres en todo el mundo. Es muy efectivo (alrededor de un 95%, si se usa correctamente) y cada vez más sofisticado. Actualmente se utilizan preferentemente los de látex, que son los más seguros, y también se fabrican de poliuretano, lo que permite hacerlos más finos y, por ende, con mayor sensibilidad.

El problema de este método es la interrupción del juego sexual que se produce a veces durante su colocación, la cual debe hacerse con el pene erecto.

Vasectomía ventajas y desventajas

Vasectomía ventajas y desventajas

Un método más drástico, pero muy efectivo, es el de la vasectomía. Esta técnica es cada vez más segura y menos invasiva. Con ella se trata de cortar y ligar los vasos deferentes (los conductos por los que pasan los espermatozoides) a través de dos pequeñas incisiones laterales o una sola central en el escroto.

La intervención dura 15 minutos, se puede hacer en forma ambulatoria y se realiza con anestesia local. Incluso, existe una modalidad de vasectomía que ni siquiera necesita el bisturí, ya que en lugar de las incisiones se realiza una pequeña punción para acceder a los vasos deferentes. El resultado es el mismo, aunque el procedimiento es menos invasivo.

Al contrario de lo que muchos creen, esta intervención no afecta ni la libido ni la capacidad de erección para mantener relaciones sexuales, puesto que no se alteran los niveles hormonales ni se incide en los centros cerebrales encargados de regular las funciones sexuales. El único efecto es que el varón ya no puede engendrar hijos.

Algunos estudios habían sugerido la relación entre la vasectomía y el cáncer de próstata y reacciones adversas del sistema inmune por la reabsorción del esperma. Sin embargo, ensayos prolongados han negado que tal relación exista.

Actualmente, la vasectomía puede ser reversible mediante microcirugía. No obstante, los especialistas aconsejan seguir pensando en ella como método definitivo y suelen realizarla sólo cuando la pareja ha decidido no tener más hijos. El motivo es que el proceso de reversión, llamado vasovasostomía, es muy complejo, mucho más caro y no siempre se alcanzan resultados óptimos.